El águila, el cuervo y el pastor

Nos cuenta la fábula "Del águila, el cuervo y el pastor", como quien quiere, puede creerse mucho más de lo que es para superarse, pero tiene que valorar muy bien sus limitaciones, porque de otro modo, acabará mal sino es consecuente con sus actos. Así nos lo cuenta esta breve fábula:

Lanzándose desde una cima, un águila arrebató a un corderito.

Tal hazaña la vio un cuervo y tratando de imitar al águila, se lanzó sobre un carnero, pero con tan mal conocimiento en el arte, que sus garras se enredaron en la lana, y batiendo al máximo sus alas no logró soltarse.   

Viendo el pastor lo que sucedía, cogió al cuervo, y cortando las puntas de sus alas, se lo llevó a sus niños.

Sus hijos, nada más ver a su padre, le preguntaron acerca de que clase de ave era aquella, y el pastor les dijo:

- Para mí, sólo es un cuervo; pero él, se cree águila.
 
Pon tu esfuerzo y dedicación en lo que realmente estás preparado, no en lo que no te corresponde.



0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero que los contenidos que has encontrado en este blog hayan sido de tu utilidad, por tanto, me gustaria considerar tus comentarios y utilizarlos para mejorar.