El barco hundido



En la actualidad, hemos podido recibir noticias del barco hundido en las costas italianas, en las proximidades de la Isla Giglio. Los titulares apuntan "Mueren 3 personas y 40 desaparecen al encallar un crucero en Italia" (ver el contenido de la noticia aquí), haciendo una referencia difusa al buque, el COSTA CONCORDIA y su armador.

Esta aportación no quiere abundar en la desgracia de los muertos, los desaparecidos, la intervención de los medios de rescate, sino en el tratamiento que he apreciado de la noticia donde la reputación de la marca se salvaguarda de la catastrofe y rápidamente se han puntualizado causas humanas atribuibles al capitán.

En la primera noticia, se apunta a la categoria humana del capitan, una persona mayor de 52 años, con 11 de experiencia en la compañia, quien en sus argumentos puntualizó en una llamada personal :a su madre " "Ha habido una tragedia. Pero queda tranquila. Traté de salvar a los pasajeros."

Y en la otra noticia, se tilda al capitan de homicida involuntario pero el agravio es mayor : "El capitán del crucero se encontraba en la cárcel acusado de homicidio involuntario y abandono de la nave".

Con lo cual, podemos decir que para noticias, existen un sinfin de matices, incluidos los que hablan de ajuste de costes en el combustible lo cual obligó que el capitán reajustara la ruta y se aproximara a la costa de ese modo provocando la catástrofe.

Y para todos aquellos que sean superticiosos, o crean en las coincidencias, hay quien advierte que este naufragio estaba vaticinado, y se establecen 10 curiosidades respecto al hundimiento, a destacar las siguientes :

1.- El Titanic ahora cumple 100 años de su hundimiento y coincide con el del Costa Concordia
2.- El naufragio se provocó por aproximar el barco a la costa por hacerle un favor al Maïtre
3.- La botella de champagne no se rompió en el hundimiento del barco
4.- Una bailarina quedó atrapada en una caja ensayando un truco de magia cuando se hundía el barco
5.- Sólo la tripulación tenía chaleco salvavidas y los pasajeros NO

Para los más interesados, recomiendo leer el artículo "Diez curiosidades sobre el hundimiento del Costa Concordia" (para ampliar información pulsar aquí).


Para mi, vuelvo a indicar, me parece grave el hecho ocurrido, pero tal noticia me ha hecho reflexionar en el cierre empresarial de empresas de una cierta relevancia, los ajustes de plantilla constantes y ahora mismo, con el nuevo gobierno de Rajoy, el re-ajuste de personal de la administracion pública y el de la banca, a quien ZP compró con sus votos cuando les prometió paz social.

Probablemente los opositores de Rajoy,  HOY puntualizarían que Rajoy también es un homicida involuntario, por el número de parados que se prevee al hacer los ajustes  anunciados para la actual administración pública, pero para mi el matiz es que nuestra administración ha sido un Titanic historico que Zapatero "no gobernó", aplicando un liderazgo "laisser-faire", obligando que ahora el liderazgo de aplicación sea mucho más autoritario y tecnócrata (con las consecuencias drásticas que ello provoca).




Esta puntualización política también es aplicable al mundo de la empresa, y en situaciones de crisis, los liderazgos deben ir orientados a marcar con concrección los objetivos y ejercer un control muy próximo para evitar desviaciones porque la necesidad de optimizar los recursos disponibles así lo obliga.

En un post anterior de este blog, titulado "El barco encallado", ya hice una reflexión donde puntualicé referencias a los errores, la proactividad y la actitud de superación.


Y con esta aportación sólo quería tomar el ejemplo de una catastrofe actual, la del hundimiento de un barco donde se preserva el corporativismo de marca, como garantía y respaldo de solución, y políticamente una reflexión a lo que algunos ya tildan "la catastrofe que viene", donde el liderazgo es importante, y donde situacioens drásticas requieren de soluciones drásticas para re-orientar la situación y evitar que la falta de liderazgo provoque grandes perdidas y los llamados daños ocultos o colaterales que son un gran iceberg incuantificable.




Como cierre y conclusión, paso a transcribir una referencia de la vivencia de un pasajero español : "Cuando la nave comenzó a inclinarse y vieron a la tripulación correr por los pasillos, se percataron de que se encontraban en peligro, dice el grupo de españoles, que añade: "El capitán nos mintió". "Viví escenas del Titanic. En el momento en que se tumbó el barco, me tuve que agarrar a una barandilla por la inclinación", ha contado a Efe Mari Carmen Ramón, de Alicante." (ver aquí la noticia completa)

Para mí lo importante es destacar que como personas somos reacios al cambio (y generalizo), porque prefirimos vivir en el acomodo y la costumbre de lo que hemos hecho durante mucho tiempo, porque el cambio nos dá miedo, nos supone un esfuerzo y nadie quiere asumir su propia responsabilidad en el proceso del cambio, por eso es fácil decir "El capitán nos mintió", o, "Zapatero mintió sobre la crisis", o, "Mi jefe nos estafó cuando cerró la empresa", ... pero yo pregunto, .. ¿Y cuando el barco se tambalea que es algo que se aprecia físicamente no disponemos de un claro indicativo de que algo va mal? ¿Que ocurre que aún apreciando la realidad no tomamos las riendas de nuestra propia supervivencia y nos convertimos en auténticos promotores activos del cambio?



Por mi parte lo tengo claro : "Si tu no aportas soluciones a un problema, ... entonces eres parte del problema".


0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero que los contenidos que has encontrado en este blog hayan sido de tu utilidad, por tanto, me gustaria considerar tus comentarios y utilizarlos para mejorar.