Previsión Financiera


Tras diverso tiempo sin aportar ningún post, hoy me planteo reiniciar de nuevo la actividad de postear aportando aspectos que me parezcan prácticos desde la vivencia empresarial como consultor, por tanto, espero que este consejo de hoy sirva para proyectar un 2012 con mayor previsión financiera y evitar el desazón que provoca una falta de estrategia fiscal en la cual NO se contempla como invertir el beneficio anual desde el día 1 de Enero de cada año (momento en el cual empieza el ejercicio contable).



Hoy lamentablemente recibí la llamada de un empresario amigo que con gran desazón me indicaba : "No sé para que sirve trabajar tanto y tan duro, no sé para que sirve esforzarse y perder la vida para llevar adelante una empresa, no sé porque tengo que ir con el corazón apretado y lamentarme ahora, despues de todo un año de grandes sacrificios, descubrir que el gestor en quien confio toda mi empresa, se limita a decirme que tengo que pagar 28.0000 euros de impuesto de sociedades, dándome cuenta que durante un año sin aplicarme una triste nómina voy a dar todo el resultado de mi esfuerzo a hacienda, y lo más lamentable es que descubro que estoy pagando a un gestor, por los servicios de un gestor, y descubro que sólo tengo un pasante de facturas, y ahora, por la fecha en la que me encuentro, me veo en la imposibilidad de hacer nada y pagar a hacienda y lo peor es que este gestor lo único que me argumenta que esta situación se debe a mi falta de previsión".

Realmente esta situación puede ser una situación genérica vivida por muchos empresarios durante todos estos días, donde realmente se encuentran con esta gran decepción y es cuando sufren un bajón motivacional porque lo que debería ser un premio por conseguir una cifra de facturación alta, fiscalmente se convierte en un castigo, sobre todo, porque las posibilidades de inversión son limitadas sino se planifican a inicios del ejercicio, ya que nos es fácil "colocar" con rapidez una cifra mayor de 10.000 Euros.

Está claro que el sistema fiscal actual es claramente un "sistema fiscal" (y valga la redundancia)  puestoque cumple con sus objetivos y probablemente es el instrumento más efectivo de la administración, puesto que realmente funciona como una caja recaudadora "rutinaria" (lo cual no quiere decir que recaude por recaudar como una obligación diaria, .. que es su auténtico principio, ... sino que aplica una "rutina" estratégicamente predefinida, orientada a incrementar sus arcas de "cualquier modo", o sea, no discierne el motivo por el cual recauda, no identifica la tipología de empresa a quien recauda, y no contempla la posibilidades de re-inversión del beneficio en el mismo negocio para permitir una mayor sostenibilidad y futuro empresarial, ya que si así fuera, HACIENDA no podría usufructuarse pasivamente, como lo hacen algunos parasitos, que es el resultante de la opinión pública cuando se habla de nuestra HACIENDA PUBLICA, ... y más en momentos de crisis).

A todo ello debe añadirse que una pequeña PYME agravada por este afán recaudatorio de HACIENDA, evalua cual es su estado coyuntural ante la crisis, y aprecia comparativamente cual es el agravio estatal, y cual es su "desgraciada situación", puesto que se prima e incentiva a las grandes fortunas, incluyendo entre ellas a todo el sistema bancario que pese a encontrarse en una situación encubierta de insolvencia, sigue aportando beneficios y es apoyado por el sistema estatal en toda la operativa de encubrimiento !!!

Todo el enmascaramiento de las grandes compañias evaluadoras de riesgo, de los ratings internacionales, los índices del IBEX, el descenso del valor del euro, etc, ... forma parte de una gran verdad y es que los bancos "se han empeñado" inmovilizando todos sus capitales (y el de sus clientes) en intangibles (operativas de deuda extranjera, activos tóxicos, etc, ...) y sobre todo, tienen un gran inmovilizado tangible en "tocho" (el de las promotoras y constructuras con quienes especularon duranta la burbuja economica promovida por un gobierno socialista que negó la crisis desde su inicio), lo cual, impide que no exista "cash" para disponer en el mercado y favorecer los créditos, los préstamos, las hipotécas, etc, ... al margen, de que ahora los bancos están llevando a cabo una operativa de usura donde la falta de liquidez la están exprimiendo hasta el límite (aprovechándose de ello).



No obstante, el problema no acaba aquí, ya que la situación se agrava por la reacción del "usuario ahorrador", que como diría el anuncio, actúa con inteligencia y desconfianza, ya que "YO NO SOY TONTO".

Los bancos con su actitud incremetan el problema porque pese a enmascarar la falta de liquidez, tratan con ignorancia a sus clientes porque creen que el "españolito de turno" no sabe identificar, o no tiene "conocimiento financiero" porque el "españolito es borrico", pero la realidad es que mucho del ahorro (antes "bancario") ahora está apalancado debajo del colchón de muchos particulares, puesto que además el ahorro tampoco se prima ya que HACIENDA lo tributa.



Visto este panorama, el cual ha pretendido ser un encuadramiento que ayude a apreciar que por parte de HACIENDA y los BANCOS no disponemos de apoyo, sólo queda plantearse "hacer los deberes" con la previsión de un año y que PENSAR QUE VAMOS A HACER HOY para invertir a inicios del ejercicio EL RESULTADO ESTIMADO de final de año.

El análisis comparativo de ejercicios anteriores, la previsión de ventas y la determinación (clara determinación) de marcarse unos objetivos anuales y luchar por ellos, fundamentan parte de la estrategia de inversión del beneficio esperado, con lo cual, se debe realizar una proyección presupuestaria orientada a marcar una cifra de ventas anual, compensada con unos gastos, que por diferencia nos dará un margen  bruto el cual se invertirá y el resto tributará.

Si no se lleva a cabo ese ejercicio de previsión financiera, aplicando una clara actitud PROACTIVA, partiendo del beneficio esperado y construir de ese modo la proyección de ventas, la situación a cierre de año volverá a reflejar la lastimosa situación de queja por el abuso recaudatorio, desmotivación y desaliento !!

Dicho de otro modo, la previsión financiera, parte de una decision tomada a inicio de año en la cual se cuantifica el beneficio esperado y se determina cómo y cuando se  va a invertir el mismo. Con esa idea clara se proyectan los objetivos de venta y se sigue una pauta presupuestaria que guia el gasto, en el cual, se considera una posible desviacion no mayor del 10%, realizando un seguimiento mensual/trimestral que vaya mucho más allá de la tributación de los impuestos que corresponda, ya que el objetivo presupuestario nos debe ayudar a re-orientar la estrategia comercial.




La determinación de cómo y en qué vamos a invertir el beneficio de nuestra actividad, es una decisión que no está exenta de tributación, con lo cual, con la ayuda de un "gestor que aporte valor añadido", es necesario hacer las comparativas entre tributación fiscal por impuesto de sociedades, o tributación en declaracion de renta, y fundamentar la inversión a realizar con una proyección de rentabilidad a largo plazo, probablemente incrementando el patrimonio personal con bienes de aplicación al negocio, o de usufruto personal.

Lo que está claro, y como conclusión de este post, es que el esfuerzo empresarial de todo un año debe proyectarse a inicios del año, apostando por la obtención de un resultado económico que será la cuantía a invertir, con lo cual, la vision empresarial y la consideración de riesgo forman parte de un ejercicio práctico que debe equilibrarse en una hoja de cálculo que luego permita realizar un seguimiento mensual.

Está claro que "HACIENDA SOMOS TODOS", pero también queda claro, que debido a la poca ayuda estatal que se dispone, la tributación debe ser la "justa y necesaria", por tanto, la inversión del beneficio adquiere un factor estratégico con planificación a 12 meses que no puede dejarse como una decisión de última hora improvisada a un mes del cierre contable.

La consideración de las pautas que marca HACIENDA para lo que determina "FRAUDE FISCAL" también son un aspecto a contemplar a la hora de determinar como "aplicar nuestro beneficio", para de este modo evitar lo inevitable, o sea, la sanción correspondiente, ya que los riesgos los asume el empresario, y no el gestor puesto que desde hace un tiempo ha pasado a ser censurado directamente por HACIENDA para evitar que sus consejos ayuden a incrementar el fraude.

El "Plan de Prevención del Fraude" de HACIENDA PUBLICA, en un documento de 209 páginas, matiza todo aquello que se considera fraude, por tanto, son aspectos a considerar, y tal como dice el dicho, "hecha la ley, hecha la trampa", pero sirva añadir, que la impunidad es aplicable para las grandes fortunas, los bancos, los políticos corruptos, los vagos y maleantes, .. pero no hay excepciones para pequeños empresarios de PYMES.


Como complemento, a este post, la aplicación de ciertos consejos para inversores, siempre son de buena práxis, así que para ampliar información, pulsar aquí : "10 consejos de inversión"

 

0 comentarios:

Publicar un comentario

Espero que los contenidos que has encontrado en este blog hayan sido de tu utilidad, por tanto, me gustaria considerar tus comentarios y utilizarlos para mejorar.